Monasterio de Piedra

Coincidiendo con el día de la región de Castilla-La Mancha, decidimos hacer una escapada al Monasterio de Piedra para disfrutar de un paseo por la naturaleza y las innumerables cascadas que allí hay.
En contra de lo que pensábamos en la zona ha llovido abundantemente estos meses (no como en Toledo), y el agua fluía por todas partes.
Nos alojamos en Nuévalos en un hotel que no voy a citar para no hacerle propaganda puesto que no se la merece.

Me costó un poco superar mi vértigo en el acceso a la Cola de Caballo, pero sin lugar a dudas mereció la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *