Roma, ciudad eterna

Segundo viaje ‘sorpresa’ utilizando los servicios de Drumwit, y como en la anterior ocasión todo perfecto… incluso mucho mejor que el viaje a Bruselas.
Roma, ¿qué decir de ella que no suene a tópico? Todo lo que se ha dicho posiblemente se quede corto. Tres días a duras penas nos dieron para ver lo más típico. Museos Vaticanos, incluyendo la archiconocida y, bajo mi opinión, sobre valorada Capilla Sixtina, Basílica de San Pedro, Coliseo, Foro, Palatino, Panteón, Piazza Navona, Fontana de Trevi… y mucho, mucho, mucho patear. Una media de 20 kilómetros diarios, según nuestros podómetros, que no nos dieron para casi nada.
Ganas de volver y seguir pateando 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *