Día de ruta

Llevaba toda la semana con «mono» de salir y hacer algo distinto. Todos los destinos que me llamaban la atención están muy lejos, así que he optado por algo que aunque conocido me llamaba a gritos 😉 la Garganta de las Lanchas.
Y me he dado cuenta que ya no soy un jovencito que pueda echar en la mochila todo el material que me apetezca… 8 kg llevaba y han pasado factura. Menos mal que la ruta no ha sido muy larga y he podido aguantar.

Lo que me ha resultado más triste es la falta de, iba a decir recogimiento pero no… es falta de educación y de valores. Había multitud de niñas y niños que, lejos de disfrutar del paisaje y los sonidos, se dedicaban a competir por ver quien «berreaba» más fuerte. Y los papás y las mamás como si las y los peques no fueran suyos.

Con lo que iba disfrutando al principio de la ruta escuchando el canto de los pájaros, el rumor del agua corriendo e, incluso, el sonido de mis botas a cada paso… en fin.

Autor entrada: Miguel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.