Santo Domingo el Real

Santo Domingo el Real

Dentro de las «visitas solidarias conventuales», el fin de semana del 17 y 18 de abril tocó visitar el Monasterio de Santo Domingo el Real. Creo que la próxima vez voy a poner el móvil a grabar…. es tanta la información que nos aportan los guías que al final prácticamente no me quedo con nada.

Aquí y ahora hago un inciso para agradecer el acogimiento que me hizo un grupo de personas con las que estoy realizando no sólo éstas visitas, sino también rutas de senderismo, comidas y lo que se tercie. Puede ser el comienzo de una bonita amistad 😉

La visita comenzó a las 13:00 horas con la explicación de lo que es la actual iglesia y el porqué de su extraña distribución de la nave con dos capillas frontales, siendo la de la izquierda el altar mayor y la de la derecha la correspondiente a una de las familias acaudaladas de la sociedad toledana de la época, que le costó entrar en litigio para conseguirla, puesto que lo que hoy conocemos como iglesia procede de una reforma datada aproximadamente en el siglo XVII en la que desapareció la capilla que previamente tenía la familia.

Dentro del coro pudimos contemplar los restos de «Sanchito», hijo de Pedro I el Cruel quien fue muerto por su hermanastro Enrique de Trastámara. Siempre se había sospechado que, tras la muerte de su hermano mayor Diego (y heredero al trono de Pedro I), su tío Enrique habría dado la orden de ejecutar a Sanchito para que éste no pudiera reclamar su derecho al trono. Tras unos estudios llevados a cabo en el año 2006, se pudo comprobar que lo que acabó con la vida del pobre infante no fue otra cosa que una neumonía… no, entonces no había Covid, pero enfermedades que hoy nos parecen nimiedades en aquellos momentos eran mortales.

Hubo más detalles, pero como he dicho al principio… mi memoria no es suficientemente buena, así que me quedo con las fotos que, siempre que puedo, son mi mejor forma de mostrar lo que veo.

Por cierto, hay una imagen de los restos… por si alguien es aprensivo y le puede resultar desagradable.

  • Cristo Redentor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.